Después de participar en varias ocasiones en los concursos de La Masía en Facebook, el pasado 18 de marzo por fin salí en la lista de las personas agraciadas (y en primer lugar, jeje).

Ayer llegó a casa mi botellita de aceite. He de decir que lo primero que pensé es en que se habían equivocado, ya que la caja era gigantesca para albergar una botella de un litro. Pero no, viene bien embalada para que no pueda sufrir ningún percance en el camino.

Y aquí está la foto de mi aceite La Masía, dispuesto a ser degustado. Sé de uno que lo va a disfrutar mucho con una tostadita, jeje.

Agradecer a La Masía este tipo de concursos y por la rapidez y la seriedad en ellos.