Desde que supe que estaría entre las 5.000 personas que probaran Smint Mints, estaba deseando que me llegaran.

Pertenezco a una “comunidad”, llamada trnd.es donde puedes participar en pruebas de productos. Me enteré de esta página gracias a una conocida que me dio la dirección después de darme a probar los nuevos chicles de Smint Kiss 3.

Y ahí estoy desde entonces, participando en los productos que me interesan. En esta ocasión, las pastillas de Smint Mints.

Nada más abrir la caja cuando me llegó, saqué los Smints para hacerles unas fotos, y por supuesto, para probar los 3 sabores que habían llegado a casa (una pena que no vinieran también los Balsámicos, que en la época que estamos habrían venido geniales).



Vienen en cajas metálicas, con 3 veces su tamaño original, dos capas, y en cada caja 50 pastillas.

La primera impresión ha sido muy buena, me gusta el envase, pero más me gusta el contenido. Nada más abrir cada una de las cajas (porque abrí una de cada para probarlas todas), te llega el olor de los Smints. El sabor fresa es el que más me ha gustado, porque es el sabor por el que tengo más debilidad. El de menta es suavecito, y el de Pepermint mucho más fuerte, ideal para despejar garganta y narices.

Ahora toca buscar a “conejillos de indias” que quieran probarlos también y darme su opinión sobre los Smint Mints, cosa que creo que no va a ser nada complicado, porque están para viciarse con ellos, jejeje.

Y gracias a trnd por darme la oportunidad de probar y dar mi opinión en otro de sus productos.