Ya estamos de nuevo por estos lares con un nuevo proyecto. Como no podía ser de otra forma, vuelvo a repetir con Testamus para probar esta vez Mimosín Intense.

Desde el cambio (hace ya muchos meses, no recuerdo si fue para septiembre-octubre) que hizo Testamus en su página web y con novedades en las campañas, Mimosín iba a ser de las primeras, y estábamos deseando que llegara, porque hubo problemas y hasta ahora no ha podido ser una realidad.

¡Pero ya está aquí!

Durante el tiempo que hemos estado luchando por ser embajadoras, hemos aprendido mucho sobre la marca, y muy interesantes, por ejemplo, cómo elaboran las fragancias de Mimosín Intense:

Detrás de cada fragancia Mimosín, se esconde una exclusiva historia de experiencia, investigación científica y creatividad. No creáis que es tarea fácil: crear un nuevo suavizante perfumado, como Mimosín Intense, lleva su tiempo. Los expertos perfumistas analizan las distintas tendencias sociales y se inspiran en otros sectores como el cosmético para elaborarlas. Después de este análisis, interviene el proceso tecnológico para diseñar fragancias limpias y frescas que den respuesta a vuestras necesidades y aspiraciones. Así, se tiene en cuenta:

  1. Que la fragancia sea fresca y perdure en nuestra ropa: Mimosín trabaja constantemente para que la primera explosión olfativa sea igual de intensa que el frescor que sigue desprendiendo a lo largo del día cuando vistes las prendas lavadas con Mimosín. Por eso, todos los suavizantes perfumados se someten a distintos tests de “momentos mágicos” que incluyen el momento de abrir la botella, sacar la colada de la lavadora, el olor de la ropa tendida y la experiencia a la hora de vestir las prendas.

  2. Factores ambientales: para elaborar un perfume siempre hay que tener en cuenta factores ambientales como la temperatura, la dureza del agua y determinados olores para adaptarlo a las necesidades de cada país.

  3. Los gustos de los consumidores Mimosín: se realizan pruebas de producto para ver cómo se utiliza el suavizante directamente en los hogares.


Y aquí tenéis un poquito de la historia de Mimosín, que parece mentira cómo pasa el tiempo, y ver cómo ha sido un producto que ha estado siempre en nuestros hogares… ¡Y quién no ha tenido un peluche del osito de Mimosín en casa! Yo tengo dos de llavero, que guardo con cariño en mi colección de llaveros (cosa que ya no se hace hoy en día, creo yo).

“Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad” es la frase más famosa de 1969, el mismo año en que Mimosín salió al mercado en el Reino Unido. Efectivamente, Mimosín lleva casi 50 años cuidando de nuestras prendas dándoles la suavidad y el frescor que caracteriza la esencia de todos sus productos.

A partir de 1980 los consumidores, además de suavidad, buscaban también suavizantes que dieran un perfume fresco a su colada. De este modo, Mimosín empezó a ofrecer distintas fragancias, elaboradas con aceites esenciales y también a colaborar con perfumistas expertos para crear combinaciones exclusivas. A día de hoy, todavía se trabaja por lograr nuevas tecnologías para que estas fragancias sean tan exquisitas cuando abres la botella como cuando vistes la ropa.

Mimosín, además, también empezó a ofrecer otras posibilidades que distinguían sus suavizantes, como fórmulas con propiedades antiestáticas, concentradas y productos que permitan un fácil planchado.

En 2007 Mimosín renueva la colección de suavizantes concentrados con una nueva fórmula que libera su fragancia progresivamente. Podemos destacar entre todas las gamas, Mimosín Creaciones, sorprendentes combinaciones de fragancias frutales y florales; o Mimosín Intense, el suavizante del futuro con una tecnología única para un resultado inigualable.


Por ahora, poco más que contar, que ya lo tengo en casa, que lo primero que he hecho ha sido abrirlo para ver cómo huele, porque no lo puedo evitar, ¡tengo que olerlo enseguida! Y decir que me gusta cómo huele. Habrá que ver qué tal se queda la ropa. ¡Mañana lo vemos!