El pasado 24 de diciembre se puso en marcha la campaña en Testamus de Palette Perfect Gloss Color de Schwarzkopf. Ésta era diferente a las demás ya que teníamos que formar parte de la plataforma Influencers Kuvut con nuestros blogs.

Durante varias semanas, pudimos aprender las ventajas que tenía este tinte y participar activamente comentando, compartiendo, visitando la página diariamente para ser una de las 300 embajadoras de la marca para poder recibir en casa el producto y poder probarlo.

Y así fue como, gracias a mi participación diaria, pude ser una de las 300 afortunadas que les llegó el paquete de Palette Perfect Gloss Color a casa y poder disfrutar del tinte en casa, ¡y sin amoniaco!

Pero no contentos con eso, al finalizar la campaña, a cada una de las embajadoras nos dieron 5 códigos para sortear 5 tintes entre nuestras seguidoras del blog (gracias a las que participasteis, espero que hayáis disfrutado ya del producto).

Y, por si fuera poco, a las que fuimos embajadoras participando con Testamus, Schwarzkopf tuvo un detalle más con nosotras, que fue enviarnos, junto al tinte, el nuevo champú Gliss Hair Repair.

El primer fin de semana desde que me llegó el tinte, tenía claro que lo iba a probar, ya que lo estaba esperando desde hace tiempo pues necesitaba con urgencia quitarme la cantidad gigantesca de canas que hay en mi cabeza.

Con la cantidad de pelo que tengo, supuestamente necesito 2 cajas, pero me lo teñí nada más que con la caja que me enviaron. Por suerte cogí el color 400, castaño helado, que es muy parecido al que creo que tengo “por defecto”, jeje. Y no he notado que me haya quedado muy corta con la cantidad de tinte para cubrir todo mi pelo.

Esto es todo lo que venía en mi cajita:

El resultado me ha gustado mucho, di en el blanco con el color que escogí para ser embajadora.

Las fotos del antes y del después he de decir que dejan mucho que desear, pero había que pagar la novatada y eso estoy haciendo, jeje.

 

Todavía no he comparado precios con otros tintes, pero el otro día me pareció ver en una tienda que no llegaba a los 5€, con lo que más o menos estará dentro del precio del resto, con lo que creo que realmente merece la pena.

Peeeeeeeeeeero, porque siempre hay un pero, hay un pequeño detalle que no me ha gustado, y que creo recordar de otras veces que me he teñido en casa, que no era así y era más sencillo: el acondicionador. Según las instrucciones, hay que secar el pelo con la toalla antes de echar el sobrecito, y tener que andar secando un poco el pelo antes de echarte el acondicionador es lo único que no me ha convencido. Hasta donde yo recuerdo, con otros acondicionadores no lo he tenido que hacer así. O me leí mal las instrucciones y directamente me lo eché después del aclarado. Me fijaré mejor la próxima vez.

Y poco más que contar… sólo una curiosidad, y es el color que coge la mezcla una vez hecha. Menos mal que te indican que no será el color con el que se te quedará el pelo una vez teñido, porque si no, creo que me habría quedado una buena temporada en casa, jajajajaja.

Seguramente, volveré a repetir, ya que se agradece que sea sin amoniaco, el precio creo que está asequible, es fácil de usar, y el color me ha encantado.

EDITANDO… Sí que se me olvida una cosa por contar… ¡¡el champú!! Fue una sorpresa para las embajadoras de Testamus, como ya he dicho, y he de reconocer que no lo conocía y que me ha sorprendido. Tiene un olor que no sabría cómo describirlo pero que realmente gusta. Y me ha encantado cómo deja el pelo, después de usarlo un par de veces desde que lo tengo, ya que no he tenido que usar ningún otro producto después del lavado para facilitar el desenredado de mi pelo, que suele enredarse mucho y me trae de cabeza antes de poder secármelo. Un punto más a favor de esta gran marca.