Vuelvo a participar en otra campaña para testers de un producto gracias a Testamus. Esta vez ha sido Truvía, de Azucarera.

Así es como se presentan en el blog de Testamus para darlo a conocer:

“¿Todo lo dulce engorda? ¿O se puede disfrutar del dulce sin preocuparse de las calorías? Azucarera nos presenta Truvía, el primer endulzante sin calorías y gran sabor elaborado a partir del extracto de la parte más sabrosa de la hoja de Stevia, con una textura muy similar al azúcar. La stevia es una planta originaria de América del Sur que se usa desde hace siglos por sus propiedades edulcorantes. Mediante una infusión de las hojas de Stevia se libera la parte más sabrosa y dulce de la hoja. De ahí se purifica y se obtiene el endulzante Truvía.

Este novedoso producto llegó a España a finales de 2011 para iniciar una categoría completamente nueva para los consumidores que quieren un endulzante con 0 calorías pero con un dulzor de origen natural.

Se trata de un endulzante 100% apto para la dieta de pacientes con sobrepeso, obesidad y diabetes, así como para celíacos y embarazadas. Además de para endulzar el café, té y otras bebidas, Truvía se puede utilizar como ingrediente en la cocina para elaborar distintos platos ligeros, equilibrados y llenos de sabor. El endulzante Truvía tiene una forma cristalina y un sabor único. Lo podemos encontrar en tres formatos: en sobres, que se presentan en cajas de 40 y 80 sobrecitos de 1,5 g y en envases de 270 g para servir con cuchara. La marca Truvía es líder en el sector de los endulzantes a base de Stevia, y recientemente ha sido galardonado con los premios al ‘Producto del Año 2013’ y ‘Sabor del Año 2013’ debido a su carácter innovador.

Tenía ganas de poder estar entre las personas elegidas. Nunca he probado un edulcorante, no me llamaba la atención. Siempre he pensado que no edulcaría ni por asomo como el azúcar, y también me echaba para atrás que siempre se habla de la cantidad de productos no naturales que tienen que llevar para que endulzara de la misma manera que el azúcar de toda la vida.

Así que, entre el azúcar y el edulcorante, incluso cuando me lo han ofrecido fuera de casa para poder probar, siempre me decanté por el primero.

Investigando un poco por Internet para saber cuál es la diferencia entre Truvía y otros edulcorantes, me encontré con esto: “Sacarina, aspartamo, ciclamato, taumatina y sucralosa son los componentes con edulcorantes bajos o de cero calorías,cuyo dulzor proviene de ingredientes artificiales. Por el contrario, el endulzante Truvía® con cero calorías, se obtiene de la hoja de la planta de Stevia, y además, tiene una textura similar a la del azúcar.” Es decir, otro punto a su favor, ya que no tiene ingredientes artificiales como otros productos. ¡Y no sólo sirve para el café! También tiene su uso en la cocina.

Si queréis alguna que otra receta, incluso Azucarera nos pone a nuestra disposición recetas para aprovechar mejor nuestro Truvía. Las podéis encontrar aquí: RECETAS TRUVÍA

Ahora que me ha llegado a casa la estupendísima caja de Truvía gracias a Testamus, y me he puesto a probarlo, he de decir que me he sorprendido mucho y para bien.

Recogí el paquete y ese mismo día (anteayer), me hice un café por la tarde porque la verdad es que me comía la curiosidad de saber cómo es realmente. Y me gustó… me encantó el sabor dulce que deja, además de que a mí me da la impresión de que se disuelve mucho mejor que el azúcar, y si a eso le añades que no tiene calorías, lo hace un producto digno de volver a repetir en el futuro.

Por último, comentar que Testamus, además de las muestras que nos envían para nosotros y para repartir, hacen un concurso de fotografías, donde el ganador se llevará a casa un fantástico pack de 6 botes y 1 caja de pastillas de Truvía. Así que, si me queréis ayudar un poquito para ver si puedo ganar el pack, tan sólo tendréis que pinchar en el enlace y votarme (positivamente, claro, jeje). ¡Gracias!

Ahora sólo queda disfrutar de Truvía, con un postre… ¡o un cafelito!